Follow by Email

lunes, 13 de diciembre de 2010

Las escaramuzas, la suspensión de clases y la integridad personal de los universitarios

Prof. Ángel Andara
Secretario de Asuntos Gremiales APULA

 A propósito de los hechos de violencia ocurrido en los últimos días en el Núcleo La Hechicera de la Universidad de Los Andes, en los que se ha puesto en peligro la integridad física y material de los profesores universitarios, que tratan por todos los medios de cumplir con sus deberes, quiero hacer el siguiente planteamiento:

Si bien es cierto que el compromiso y la ética profesional de los profesores para con sus deberes con la universidad está más que comprobado en momentos difíciles, los mismos no deben pasar por el hecho de hacer peligrar la integridad personal.

No es una noticia nueva el ambiente de inseguridad generalizada que se vive en el país y en nuestra ciudad. Sin embargo, cuando esa inseguridad llega al recinto donde laboramos, adquiere un carácter diferente.

En los últimos acontecimientos, destacan nuevos mecanismos delincuenciales como las escaramuzas, con los cuales se atenta contra los vehículos ubicados en los estacionamientos y se agrede a las personas con objetos contundentes, que constituyen, sin más, un método perverso para establecer el terror y alcanzar así la paralización de la universidad y la suspensión de clases.

El Acta Convenio ULA-APULA establece en su artículo 37 que la Universidad de Los Andes pondrá en vigencia los mecanismos que garanticen el cumplimiento de los siguientes aspectos: el mantenimiento y aseo de las zonas verdes y demás instalaciones de la Universidad, así como las dotaciones adecuadas de servicios y sanitarios; un sistema de iluminación adecuado y de vigilancia efectiva en todas las áreas de la Universidad de Los Andes; el cumplimiento en todos los edificios de las normas vigentes de seguridad, tales como: extractores de aire, alarmas, extinguidores de incendio, etc.; lasmedidas para preservar la seguridad patrimonial, integridad del recinto universitario y de los miembros de la Universidad de Los Andes y las áreas de estacionamiento gratuitas y vigiladas para el personal docente y de investigación, en lo posible cerca de los sitios de trabajo.

De este compromiso formal se extrae que es la Universidad de Los Andes (por intermedio de sus autoridades) la responsable de que se establezcan los mecanismo que garanticen la integridad de los miembros, en este caso particular, los profesores, y el ambiente cónsono que permita desarrollar adecuadamente sus actividades.

Por tanto, exhortamos a los profesores a no arriesgar su integridad si consideran que las condiciones para laborar no son las apropiadas, al tiempo que le exigimos a las autoridades universitarias crear los mecanismos que permitan respetar el articulo 37 de nuestra Acta Convenio.

No hay comentarios: