Follow by Email

viernes, 19 de febrero de 2010

PROFESORES UNIVERSITARIOS PREPARAN LA GRAN TOMA DE CARACAS

Fotografía Ramón Pico


Danilo Figueroa Prensa ULA

Los recientes hechos terroristas, perpetrados por personas encapuchadas e inadaptados armados, y que protagonizaron saqueos, incendios y destrucción contra la infraestructura y equipos de diferentes dependencias de la Universidad de Los Andes (ULA), fueron evaluados por la presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), profesora Lourdes Ramírez de Viloria.

A su juicio, ésta no es más que otra forma de atentar en la escalada orquestada contra la autonomía. Frente a esta acción, -dijo- se erige la intención de sumar voluntades en un bloque de defensa de la Autonomía Universitaria y de la democracia. “Ambas condiciones de vivencia académica y ciudadana, vienen siendo golpeadas por este gobierno desde hace 10 años”, aseveró.

Destacó que otro punto relevante, es la intervención de algunas universidades nacionales experimentales. La violación de la autonomía administrativa y financiera de dichas instituciones, ha profundizado la intromisión.

“En el día de hoy, la situación es muy grave, porque la universidad venezolana cerró, en el año 2009, con un cúmulo de insuficiencias, que creemos no tendrán respuesta por parte del gobierno. El presupuesto del 2010 fue aprobado con mayor déficit aún, sumada a la reciente devaluación, vemos cómo dicho presupuesto baja en un 60 por ciento”.

Narices bien adentro

Para Ramírez, muchas de las responsabilidades que son competencias de los consejos universitarios, hoy día son pretendidas por el Ministerio del Poder Popular de la Educación Superior, lo que violenta la Ley de Universidades, aún vigente.

“Ellos alegan que la Ley Orgánica de Educación contiene aspectos que modifican a la Ley de Universidades. Entre muchos aspectos, están afanados en lo que corresponde a elección de autoridades universitarias, con la aplicación de la articulo 34 de la LOE. También pretenden que se incluya el voto 1 por 1 de empleados, obreros, estudiantes y profesores. No nos negamos a que el personal administrativo y obrero tenga su participación, no obstante, y de manera interna, los universitarios debemos antes debatir, para lograr la modificación del claustro, de tal manera que tenga validez la propuesta”.

¿Que ingresen todos?

El otro punto que están interviniendo es la política de cesión de cupos en las universidades, que desde hace algún tiempo, el gobierno viene intentando administrar de manera exclusiva el proceso de ingreso a las carreras. Esto lo quieren impulsar afianzados en el artículo 6 de la LOE, con lo que eliminarían todas las pruebas internas de admisión que aplican las universidades públicas para la selección de los más aptos en las diferentes carreras.

La representante profesoral, expresó que si se va a adelantar una amplitud de cupos, entonces el gobierno debe garantizar la calidad de la infraestructura y la calidad de la educación. Es así como se podría evitar el sentimiento de frustración en un sector estudiantil que se sienta privilegiado en su formación.

“Son todos estos aspectos inherentes a la universidad venezolana, que para nosotros es prioridad, incluso por encima de nuestros derechos, puesto que el día que no tengamos universidad, no tendremos derechos que defender, ni los gremios tendremos razón de existencia”.

Beneficios incumplidos

En el caso de las Normas de Homologación, como instrumento válido de ajuste salarial, las mismas han estado siendo violentada desde el año 2004. Es así como, sobre estas normas no se toman en cuenta la opinión de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela. No hay decisiones aprobatorias por parte del Consejo Nacional de Universidades, ni siquiera se aplica el índice inflacionario que corresponde.

“La racionalización académica, que mostrábamos como punto de honor, ha sido trastocada. Vemos cómo no se favorece el gran esfuerzo de los docentes que logran alcanzar la titularidad, pues este gobierno, decide en forma inversa y hace reconocimiento a los docentes de menor categoría académica y no estimula a aquellos que llevan muchísimos años de entrega”.

También hay pendiente una serie de beneficios aprobados para el personal administrativo y obrero universitario que, por extensión, igual corresponde a los docentes. Tal es el caso de la prima por hogar y el Bono Salud.

"En este sentido, se aprecia un punto grave, y es que el gobierno dice que reconoce la justeza de nuestros reclamos, pero que no hay recursos para cubrirlos. Hay una deuda pendiente del año 2008 que ha sido afectada por el proceso inflacionario de ese año, más el del 2009 y la actual devaluación monetaria. Cuando procedan a pagar, no veremos ningún valor a esa deuda. Nuestro salario se ha depreciado y ni siquiera es suficiente para cubrir la canasta básica”.

Esta suma de derechos laborales -refirió- son conculcados por el gobierno nacional. Por todas estas razones el bloque profesoral venezolano se declaró en conflicto universitario nacional. Las actividades de presión y calle planificadas tienen fechas para este mes de febrero. Es así como los docentes universitarios del país repetirán otra jornada de paro el 24 y el 25 cuando se efectuará la gran toma de Caracas por parte de estos gremios.

LA APULA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO REGIONAL Y NACIONAL REFLEXIONES SOBRE LA APULA QUE QUEREMOS


Ingrid Tortolero

Profesora Titular de la ULA

Correo e: ingridtortolero@hotmail.com

¿Este es el Gremio que queremos?

El gremio de Profesores Universitarios tiene un fin o propósito ineludible: como es el de servir a los Profesores Universitarios. Para ello debe emerger de sus dirigentes una conciencia clara de que todos sus agremiados son Profesores Universitarios dignos de pertenecer a este gremio. Esta premisa debe ser el eje que oriente a su dirigencia, Junta Directiva de APULA, Comité Ejecutivo, etc., en la elaboración de estrategias para atraer, comunicar, informar de manera adecuada y respetuosa todos los asuntos que le competen a esta Asociación.

La APULA como Asociación de Profesores Universitarios se debe a sus agremiados que han depositado su confianza en sus dirigentes para que la misma sea dirigida con transparencia, sin atavismos partidistas, sin distinción de clase, de raza o de religión.

Como Gremio Universitario debemos tener una visión pluralista con opinión política, régimen parlamentario a lo interno y a lo externo, con una política de inclusión en la toma de decisiones tanto a lo interno como a lo externo de todos los que forman parte de la vida universitaria. Para ello se debe convocar a las autoridades universitarias (Equipo Rectoral y Consejo Universitario) para discutir los problemas universitarios y dilucidar qué es lo más conveniente para sus agremiados en la impronta de que el gremio debe mantener incólume su posición de defensa y de claridad frente a cualquier otro interés que no sea el de defender los derechos y conquistas laborales, académicas y humanas de sus agremiados. También deben ser convocados los demás gremios universitarios (Empleados, Obreros y todos los que hacen vida en la Universidad). Porque a todos nos duele la Universidad. Fortaleciendo así nuestra posición en la Universidad y en el país.

El discurso del Gremio debe ser el de los universitarios responsables con la institución, dejando de lado la emocionalidad que despierta el estado de cosas que ocurren a nuestro alrededor. Porque en momentos de crisis se impone la Inteligencia Emocional para poder observar los hechos, analizarlos y actuar en consecuencia. Cuando nos limitamos a ser emocionales sin racionalizar las emociones caemos en el autoritarismo, creemos que todo nos inculpa, que todo lo que ocurre es malo, que solamente cuentan nuestras razones, nuestros propósitos y esto nos vuelve ciegos ante la inmensa carga de conocimientos que nos puede ayudar A CRECER COMO SERES HUMANOS Y, ENFRENTAR DE UNA MANERA MÁS EFICIENTE LOS “ATAQUES” y todo aquello que nos hace vulnerables, si no entendemos que lo más importante es mantenernos fieles y solidarios con quienes en un momento nos eligieron como defensores de sus derechos, de sus reivindicaciones laborales, de su salud, de su integridad como seres humanos. Debe ser un discurso INCLUYENTE.

En el contexto Latinoamericano las Universidades vienen enfrentando varios retos como es el de cambiar sus esquemas de enseñanza frente a las demandas de este nuevo Siglo XXI. En ese devenir de cambios los universitarios no quedamos excluidos.

Las Universidades siempre han sido “blanco” de ataques por parte de los gobiernos de turno. Y los Universitarios siempre hemos estado prestos a defenderla. En estos momentos nuestro país, Venezuela, pasa por momentos difíciles que han tocado de manera perversa los intereses de nuestras Universidades Autónomas. Se ha creado un sistema paralelo de universidades olvidando que las universidades existentes cuentan con un potencial intelectual que puede ayudar a resolver los problemas más apremiantes del país en Materia Energética, en Aguas, en Comunicaciones, en Educación, y en general en cualquiera de las áreas del conocimiento que el país requiera, contando para ello con todos los universitarios sean del color de partido que sean. Porque la emergencia reclama los conocimientos de uno de los grupos más preparados del país, los universitarios. No puede una ideología de unos, convertirnos en ciegos, autistas frente al problema que hoy enfrentamos como ciudadanos conscientes frente a las crisis de Electricidad, de una Inflación Galopante, de un Salario Paupérrimo, de una Devaluación que nos ahorca. “Venezolanos somos todos”

Estos y otros aspectos deben ser evaluados y analizados por los universitarios responsables y llamar a los otros, aquellos que están en la otra orilla, para preguntarles si a ellos les duele también la Universidad?. Creo que sí, hay entonces que abrir puertas, ventanas y construir puentes de diálogo para empezar a construir pedazo a pedazo espacios de concurrencia, de disertación, sin egoísmos, ni mezquindades, ni intereses personalistas, para dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos un país, una universidad de todos y para todos.

El Gremio de profesores puede y debe constituir ese puente de diálogo, de esperanza, si es dirigido para sus agremiados de una manera asertiva, eficiente, sin distinción de partidos, ni ideologías que nos dividan. Todos somos venezolanos que creemos en la democracia, en la libertad de pensamiento. No dividamos al país, no dividamos a los universitarios, no dividamos al gremio. Unidos todos participemos en la construcción de un país viable para el futuro de las generaciones.