Follow by Email

viernes, 13 de marzo de 2009

Asamblea Apula-Fapuv













Luis Loaiza en la asamblea Apula-Fapuv desde Medicina


“O seguimos luchando o nos hundimos”

Texto: Javier Jerez/Pico Bolívar y Marily Ortegana/Frontera

Esquema de conflictos. Con la asamblea de este jueves 12 de marzo desde la Universidad de Los Andes, la Asociación de Profesores con el respaldo de la Federación de la Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela “se inició el cronograma de actividades de las propuestas que se están planteando desde nuestra casa de estudios ante la situación que vive la institución, ante el desconocimiento –de parte del Ejecutivo nacional mediante el Ministerio de Educación Superior–, de los derechos laborales y reivindicaciones socioeconómicas y económicas que han venido conquistando nuestros trabajadores desde hace muchos años, dijo Luis Loaiza, presidente de Apula y organizador del evento. Esta labor, detalló Loaiza, es el principio de una acción articulada de parte del personal de nuestra casa de estudios superior: docentes, administrativo, técnico, estudiantes y obreros, en defensa de la universidad autónoma venezolana, fundamentalmente sostenida por todos los trabajadores y estudiantes. Creo, continuó diciendo, que se debe considerar el esquema de conflicto que se viene planteando, que en todo esquema de conflicto, donde lo preponderante es el diseño del mismo con la universidad abierta, ya que los universitarios no somos quienes desean cerrar el Alma Mater, sino que esta tónica viene desde hace varios a los del Ejecutivo nacional, y es un punto que nuestra sociedad debe tener muy claro y no dejarse engañar por criterios advenedizos del gobierno nacional, como se ha querido hacer creer al grueso de la población. PEDIMENTOS Ante este hecho, dijo Lourdes Ramírez de Viloria, presidenta de la Fapuv, se requiere un presupuesto justo para las universidades, detención de la fuga de cerebros, no a la vulneración de las normas de homologación (desde el 2004), sí al pago de intereses sociales (pendiente desde 1998), no al cierre de los fondos de jubilaciones y pensiones de parte del ministerio. Esta programación, explicó Ramírez de Viloria, pasa por el encuentro con los directivos de las 18 seccionales de las asociaciones de profesores adscritas a la federación, para lo cual ya se visitaron las correspondientes del Oriente del país, Centro-Occidente y el estado Táchira, de ahí el cumplimiento del mandato de directiva, con la finalidad de informar al profesorado la situación real que viven las instituciones universitarias, y cómo está la mesa de diálogo entre los representantes de Fapuv y el gobierno nacional, por medio del Ministerio de Educación Superior (MES) y de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU). Desde mayo de 2008 hasta nuestros días, subrayó la presidenta de Fapuv, se han nombrado dos comisiones técnicas y se han logrado algunos preacuerdos, lamentablemente éstos son desconocidos por el Ejecutivo. Lo más grave de la situación es que desde el alto gobierno la excusa es que no hay recursos por los bajos precios del petróleo, por la crisis económica mundial, por lo tanto no se puede comprometer el presupuesto de las universidades y del estado venezolano por ningún compromiso gremial, ya que se pretende una vez más las normas de homologación, desconocer los acuerdos firmados y violentar nuestros derechos laborales. De ahí “la importancia de llevar estas informaciones a la base gremial, para generar acciones y estrategias para que nos atienda el Ejecutivo de una vez por todas, y atiendan nuestros pedimentos y den respuesta positiva a los requerimientos”. Por ende, dijo al cierre Lourdes Ramírez de Viloria, el próximo miércoles, 17 de marzo, los directivos de Fapuv y profesores de las universidades de Caracas realizarán una marcha hasta la sede del MES y las seccionales, una jornada de protesta con rueda de prensa a partir de las 9 a.m.

Rector detalló gastos y presupuesto

Cada gremio expuso en la asamblea universitaria realizada ayer martes, soluciones y problemáticas que atraviesan por un déficit presupuestario otorgado por el Gobierno nacional, el cual está afectando a todas las universidades del país Por su parte, el rector de la ULA, Mario Bonucci, detalló el presupuesto otorgado a la casa de estudios desde el 2006 a la vez que informó sobre la realidad presupuestaria de la Universidad.
“Recientemente el representante del gobierno ante el Consejo Universitario manifestó que no entendía la queja si el presupuesto del 2008 fue de 496 millones de bolívares y el de este ańo era de 771”, recordó Bonucci.
Sobre esta generalidad, informó que el presupuesto inicial para el ańo 2006 era de 423 millones de bolívares fuertes, para el 2007, 482; 2008, 496 y 2009, 771. Con esto pareciera que el presupuesto se fuese incrementando, pero cuando se empieza a buscar qué ocurrió con ese dinero y cuál fue su ejecución, se empieza con todo lo que tiene que ver con gastos de funcionamiento, personal, prestaciones sociales que son deudas que tiene el Ejecutivo con todos los universitarios.
Se encontró entonces que para los gastos de funcionamiento de la Universidad, dinero que es utilizado para el detergente de limpieza, papelería, tiza, reactivo de laboratorio, entre otros, que en el 2006 eran destinados 46 millones, en el 2007, 67; 2008, 66 y 2009, 68 millones; esto quiere decir que durante tres ańos se ha trabajado con la misma cantidad de recursos y con una inflación en incremento de un 30 ó 40 por ciento estimado.
Qué porcentaje representan los gastos de funcionamiento con respecto al presupuesto que es otorgado a la Universidad, explicó Bonucci; en 2006, el 6,68 por ciento; 2007: 7,81 por ciento; 2008: 6,54 por ciento, y 2009, 6,75 por ciento, el resto del presupuesto es para pagos de personal y deudas pendientes, lo cual también es insuficiente. Lo mismo que ocurre con los gastos de funcionamiento ocurre con el dinero para el pago de personal y profesoral, esto quiere decir que no hay un incremento eficiente del presupuesto que logre solventar deudas, es por ello que se habla de un déficit presupuestario que está atacando el buen funcionamiento de la ULA y de todas las universidades del país, explicó Bonucci. /Marily Ortegana