Follow by Email

martes, 6 de abril de 2010

LA APULA DISCUTE LA DIFÍCIL SITUACIÓN UNIVERSITARIA EN CADA UNO DE LOS CONSEJOS DE FACULTAD


A través del Derecho de Palabra

“Estamos generando en estas dependencias universitarias las condiciones necesarias para el intercambio de ideas y la discusión de esta situación, y al mismo tiempo nos enriquecemos con los aportes, observaciones y recomendaciones de cada uno de los consejeros de facultad”. Luis Loaiza, presidente de Apula.

Omer Molina Martín Prensa Apula-IPP

La Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes, (Apula), en fiel cumplimiento con las resoluciones de la Asamblea General del pasado 04 de febrero en donde estuvo presente la presidenta de la FAPUV, Lourdes Ramírez de Viloria y autoridades ULA, expone en las distintas facultades ulandinas a través de derechos de palabra, la difícil situación gremial que viven los docentes universitarios y el cercenamiento de la autonomía que las principales casas de estudio del país padecen desde hace algún tiempo.

“Hemos venido ejecutando este cronograma con excelentes resultados. Ha habido una enorme receptividad en cada uno de los consejos de facultad en donde hemos tenido derecho de palabra y al mismo tiempo ha sido de gran utilidad el intercambio de opiniones y los aportes que han hecho los distintos miembros de estas dependencias universitarias”, señaló Luis Loaiza presidente del gremio profesoral.

Indicó el también presidente del Instituto de Previsión del Profesorado de la Universidad de Los Andes (IPP-ULA), que luego de estos derechos de palabras, los catedráticos realizarán asambleas en cada una de las seccionales de Apula, también en cada facultad en donde se discutirán las acciones gremiales de protesta que desplegará la asociación “si efectivamente después de Semana Santa, el ministro de educación superior, Luis Ramírez no responde a las peticiones gremiales que desde hace 4 años hemos venido realizando desde la FAPUV”.

La preocupación más consistente que poseen los distintos miembros de facultad es el no descanso de esquema de conflicto gremial únicamente en los paros, sino que estas protestas se acompañen de otras actividades gremiales de protesta como concentraciones pacíficas y tomas de espacios públicos, volanteos, vigilias, marchas, perifoneos, entre otras, para poder “reclamar y reivindicar nuestros derechos socioeconómicos, académicos y laborales”.

Desde hace al menos 4 años los profesores de la Universidad de los Andes protestan por un depauperado salario, las dificultades financieras que genera el recorte presupuestario y la repetición del presupuesto ULA, la no homologación del salario a los profesores que han ascendido en el escalafón, el pago de prestaciones, el pago de los pasivos laborales, las dificultades que presenta el IPP por la ausencia de recursos por parte del Gobierno Nacional, la descapitalización académica de las facultades por la escasez de recursos, y demás dificultades económicas que impiden el buen funcionamiento de la universidad.




TIPS DE INFORMACIÓN lunes 05 de abril 2010


Luis Loaiza Rincón presidente de Apula-IPP

REUNION. El pasado jueves 11 de marzo de 2010 FAPUV se reunió con el Ministro Edgardo Ramírez y el Viceministro de Asuntos Académicos, Luis Damiani. En ese primer encuentro FAPUV entregó soportes documentales y se explicaron las demandas por incumplimiento de las Normas de Homologación durante los períodos 2004-2005, 2006-2007 y 2008-2009, y otros beneficios socioeconómicos, como la prima por hogar, el bono de alimentación para el personal docente jubilado y pensionado y la actualización del bono de alimentación a la unidad tributaria de 2010. Así mismo, FAPUV planteó el problema del Presupuesto Universitario; la necesidad de información oportuna al gremio con respecto a éste y otros asuntos universitarios; la importancia de la democratización de las universidades intervenidas y nuevas universidades; la suspensión de las elecciones de autoridades en las autónomas y la reivindicación de las leyes y reglamentos vigentes en la materia; la propuesta de ampliación del objeto de los Fondos de Jubilaciones y Pensiones para fortalecer la Previsión Social; el atraso en el pago de las Prestaciones Sociales, particularmente del componente de las mismas constituido por los intereses, desde 1998, tanto en las instituciones que se acogieron al nuevo régimen prestacional como en las que no lo hicieron, y criterios de cálculo y de pago de las mismas; la propuesta de FAPUV en relación con la inclusión y la admisión en las universidades; la necesidad de activar un sistema de seguridad social para las nuevas universidades y el reimpulso del Programa de Beneficio Académico (CONABA). El Ministro Ramírez se comprometió a estudiar la documentación entregada y a discutir con su equipo los planteamientos formulados por FAPUV, antes de convocar una próxima reunión. Sin embargo, consideramos que en virtud del grave deterioro de las condiciones de vida de los universitarios y de las condiciones de trabajo en nuestras instituciones, la respuesta oficial debe hacerse con premura. La paciencia no es infinita.

CALLE. No podemos quejarnos con aquello de que los universitarios no participan. Si bien eso es cierto, los dirigentes universitarios tenemos la responsabilidad y la obligación de crecernos a partir de nuestra determinación y del aumento de nuestra capacidad de convocatoria. No se trata de realizar hazañas, sino de organizar la respuesta de la mayoría de los universitarios. Mientras la lucha se circunscriba al ámbito universitario estamos derrotados. Debemos salir a la calle.

EN EL AIRE. Allí es donde se encuentra el compromiso de tramitar el crédito adicional para cancelar las deudas salariales pendientes desde el 2008, 2009 y 2010 y la obtención de los recursos para atender las insuficiencias presupuestarias 2010 de las universidades.

EL SUPER MINISTRO. El nuevo ministro para la Educación Universitaria y Director de la OPSU “se preocupa y se ocupa de ofender a los rectores, se dedica a aupar y a promover el paralelismo gremial, continua nombrando rectores a dedo, como en la UNESR, en franca incongruencia con su prédica de democracia participativa; no tramita los créditos adicionales para pagar deudas, como por ejemplo, la deuda devaluada del 30% enero-septiembre 2008; no convoca oficialmente al CNU y azuza a sus representantes ante los consejos universitarios, para que ataquen la institucionalidad universitaria con ánimos intervencionistas” (Héctor Núñez. UCLA).

NUEVA DENOMINACION. Dado que en la LOE se sustituye la denominación de “educación superior” por “educación universitaria”, por decreto presidencial número 7.333 publicado en la Gaceta Oficial 39.394 del jueves 25 de marzo de 2010, se adoptó oficialmente el nuevo nombre de Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU).

FACTURA. “Otra factura que se cobra a la Universidad, es su opinión libre, calificada, bien sustentada, sobre los diferentes problemas del país. Ello rompe la armonía del coro que entona las bellas canciones de felicidad de la patria y de estado de bienestar que experimentan los venezolanos de hoy, lo que no conviene al gobierno, empeñado en demostrar al mundo que Venezuela no es un país en ruinas, sin electricidad, sin agua, sin alimentos, con pobreza considerable en medio de la abundancia de dinero, con desempleo, inflación galopante, sin vivienda para la población que la requiere, sin aparato productivo, sin producción nacional, sin salud. Todo eso y más, son imaginaciones, alucinaciones creadas por el imperio para dañar la buena obra del gobierno de la República y la reputación presidencial, de lo cual la Universidad es vocera. Por mostrar esos lunares, la Universidad venezolana debe pagar y por eso se le asedia constante y permanentemente, con el terrorismo y la violencia si es necesario” (Absalón Méndez. UCV).

RUSNIES. El nuevo Ministro para la “Educación Universitaria” y Director de la OPSU, recientemente dirigió un exhorto a todas las universidades públicas del país para que adopten “el único método de admisión de bachilleres a las instituciones de educación superior, como es el Registro Único del Sistema Nacional de Ingreso a la Educación Universitaria (Rusnies)”.