Follow by Email

jueves, 14 de abril de 2011

ULA paga retroactivo cesta ticket 2010



El retroactivo del bono de alimentación o cesta ticket equivalente a la diferencia por variación de la unidad tributaria del año 2010 para el personal ordinario, se comenzó a pagar, este miércoles, 13 de abril, luego de recibirse los recursos el pasado martes 12 de abril, por Tesorería de la Universidad de los Andes, beneficio que también se hizo efectivo al personal contratado, jubilado y pensionado bajo la modalidad de bono salud y bono familiar, dijo el Vicerrector Manuel Aranguren.

Un  trabajador a tiempo completo y dedicación exclusiva en condiciones normales, detalló Aranguren,  recibirá la cantidad de mil 165 Bs.-F, o lo que era anteriormente 1 millón 165 mil Bs, activos, que se están pagando este 13 y 14  de abril, como está programado.

En consecuencia, Manuel Aranguren, reiteró su  llamado a la paz y a la conversación, (respecto a los hechos lamentables, ocurridos el pasado lunes, 11 de abril,  en la sede del Rectorado y en el salón del sesiones del Consejo Universitario),  la universidad necesita que trabajemos unidos en una sola dirección y que se pueda dialogar  con todos los sectores porque esa es la forma de llegar a  acuerdos.

De no darse incremento salarial del 100% lo que llegue será un adelanto



Fapuv-Apula seguirán reclamando la  diferencia



De no producirse una respuesta oportuna del Gobierno a este pedimento, iremos al esquema de conflicto que implicará paralización parcial de nuestras actividades, movilización, con perspectivas de un paro indefinido de universidades, dijo Luis Loaiza, Presidente de la Apula.

Basta de espera. El incremento de un 25 por ciento para el 2009, un 60 para el 2010 y el 40%-2011, aplicando estrictamente las Normas de Homologación es la propuesta que ha hecho (y mantendrá) la Federación de la Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), y por ende de la Asociación de Profesores de la Universidad de los Andes (Apula), de no ser así, lo que llegue luego de Semana Santa de no cubrir esas expectativas, será tomado solo como un adelanto y seguiremos reclamando la diferencia,  dijo Luis Loaiza, Presidente de Apula, en rueda de prensa.  



Ya esta bueno de esperar, subrayó el Presidente del gremio profesoral de la ULA,  las mesas de diálogo, son el acuerdo de la culminación de la Huelga de Hambre de parte de los estudiantes universitarios frente al Pnud, en Caracas,  estamos dispuestos a honrar el compromiso, más no a que sigan tomándonos el pelo.


“No hay anda concreto, sólo esperanzas y angustias acumuladas, en estos últimos 3 años, después del incumplimiento del   pago de prestaciones sociales, previsión social y de salud, así como el tema salarial, nos dice que la intención no es quedarnos indefinidamente en las mesas de diálogo, sino una respuesta concreta del gobierno”.  


EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN ENTRE LOS UNIVERSITARIOS Y EL EJECUTIVO NACIONAL

Consideraciones desde la perspectiva gremial de la APULA



La instalación de las mesas de trabajo entre la representación laboral universitaria y el Ejecutivo Nacional fue el resultado del sacrificio de los universitarios en una dramática huelga de hambre que conmovió a Venezuela y de la lucha gremial que desde hace unos años emprendimos para reivindicar nuestros legítimos derechos. 
En efecto, la Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes (APULA), en virtud de una comunicación oficial suscrita por la Directora General (E) del Despacho del Ministerio Popular para la Educación Universitaria (MPPEU), Lourdes Baltodano, de fecha 25 de marzo de 2011, fue formalmente invitada a participar en las mesas de diálogo que se instalarían el día 30 de marzo. Esta invitación llegó por email horas antes de darse por concluida la huelga de hambre de los universitarios frente a la sede del PNUD en la ciudad de Caracas y era, como lo indica el documento firmado entre los representantes del gobierno y los huelguistas, parte del conjunto de acuerdos para que se levantara la huelga. Por tanto, tales mesas no son ninguna concesión sino una conquista. Los gobiernos democráticos no esperan que los trabajadores y estudiantes se declaren en huelga de hambre para atender sus demandas. 
El 30 de marzo fueron instaladas las mesas con la representación de las federaciones que agrupan al personal docente, de investigación, administrativo, técnico y de servicios de las universidades, institutos tecnológicos y colegios universitarios de Venezuela: FAPUV, FAPICUV y FENATESV. Se instalaron las siguientes mesas: 

·         MESA 1: Aspectos Socioeconómicos.
·         MESA 2: Transformación Universitaria.
·         MESA 3: Seguridad Social.-
·         MESA 4: Sistema de Carrera.
·         MESA 5: Contratación y Concursos. Reposición de Cargos y Tercerizados.
·         MESA 6: Prestaciones Sociales y Pasivos Laborales.
·         MESA 7: Democratización de las Instituciones de Educación Superior.

De común acuerdo entre los representantes laborales y gubernamentales se resolvió que estas mesas laboraran los días miércoles y jueves durante cuatro semanas. Se trataba de utilizar este tiempo para culminar el cuadro de proposiciones sobre los diferentes temas abordados por las mesas. Al final de este lapso, el MPPEU tiene el deber de presentar sus contrapropuestas y ofertas.
Al finalizar la primera jornada de trabajo, que comprende los días miércoles 30 y jueves 31 de marzo, la representación laboral hizo entrega a los representantes del Ejecutivo Nacional, las propuestas correspondientes a la Mesa 1 (Salario) y Mesa 6 (Prestaciones Sociales y Pasivos Laborales). La Mesa No. 1, bajo la coordinación del Presidente de la APULA, Prof. Luis Loaiza Rincón, también elaboró en la segunda jornada de trabajo, entre los días 6 y 7 de abril, la propuesta de Beneficios Socio Económicos Adicionales. Por tanto, esta mesa ha elaborado, conforme a las Normas de Homologación, una propuesta que abarca tanto un ajuste salarial que permita recuperar nuestra capacidad adquisitiva, como una tabla de beneficios socioeconómicos adicionales que apuntalen la seguridad social y el bienestar de los universitarios.
El día 6 de abril, la Directora Adjunta de la OPSU, presentó la cuantificación de las propuestas salariales de los vicerrectores administrativos y de los gremios por concepto de ajuste salarial para los años 2009, 2010 y 2011. La propuesta de los vicerrectores fue hecha por solicitud del MPPEU y es, desde nuestra perspectiva, una propuesta patronal, muy diferente a la de FAPUV.

VALORACION DEL PROCESO



Nuestro salario se encuentra hoy en su nivel más bajo en muchos años y debe ser recuperado con urgencia. Por tanto, aceptamos las mesas de diálogo en tanto y en cuanto produzcan un resultado satisfactorio, pero no estamos dispuestos a que nos tomen por tontos. 

Definitivamente este ejercicio de diálogo puede resultar en éxito o en fracaso. Se trata de un esfuerzo que tenemos que agotar. Hacemos nuestro trabajo y exigimos que el gobierno haga el suyo y produzca respuestas concretas cuanto antes. En este sentido el apoyo de los universitarios resulta clave. Esperar pasivamente no aporta absolutamente nada. 

Tenemos claro que si nos imponen nuevamente un ajuste salarial, que no sea el resultado de un acuerdo en las mesas, el único camino que nos dejan es el de la acción colectiva, la movilización y la protesta. De momento, es obligación de los gremios procurar, desde el escenario que proporcionan las mesas, que el ajuste salarial se produzca y se cancelen los beneficios socioeconómicos que nos corresponden, tal como legalmente se encuentra previsto. La única garantía que tenemos de que el gobierno cumpla, es nuestra capacidad de organización y de lucha, que hay que mantener y afinar.
Aunque hay “mesas paralelas”, asumimos que todos los universitarios estamos unidos en el reclamo y la esperanza del mejoramiento de nuestra dramática situación laboral. No tenemos agendas ocultas, no somos golpistas y valoramos en alta medida la democracia y el voto como instrumento de cambio.

“Estamos dándole respuestas a los requerimientos de la comunidad universitaria”



Raúl Vegas: “El IPP siempre cumple, Apula siempre cumple, lo que nosotros nos proponemos, lo hacemos”.


“Solicitamos al Gobierno que la cobertura del seguro básico sea de 20 mil bolívares para todo el personal universitario: docentes, administrativos, obrero y de servicios, esto en sí no es un gran erogación para el Estado, pero sería importante que el Estado viera que a través de los IPP se resuelve un problema fundamental como lo es la salud de los profesores universitarios”.

“A pesar de las circunstancias económicas por las que atraviesan los Institutos de Previsión del Profesor, se han tomado decisiones a nivel del IPP de la ULA y a nivel de la comisión de seguridad social de Fapuv, hace 15 días nos reunimos en Caracas a propósito de un taller sobre seguridad social, y dentro de las conclusiones importantes para la comunidad universitaria se aprobó la constitución de una corporación nacional de los IPP”, expresó Raúl Vegas, tesorero de Apula-IPP.

Agregó Vegas que esta corporación tiene como objetivo fundamental que los IPP regionales y nacional atiendan a cualquier profesor ante una contingencia, y citó como ejemplo que un profesor de la ULA, afiliado al IPP, se le presente una urgencia en el oriente del país, sería atendido en este caso por la UDO, e igual por cualquier IPP de la universidades del país, e indicó que están ya en la parte organizativa, que se va  dar un carnet nacional, lo cual consideró como un logro importante, porque “además de eso se estaría buscando la forma de vincularnos al sector médico, en especial con las clínicas, de modo de tener un baremo nacional y lo discutamos con las clínicas, con el objeto de, por ejemplo, si seleccionamos seis u ocho clínicas, esas atenderían realmente un mercado potencial de 46 mil docentes, lo que se traduciría en una alianza fundamental a nivel nacional, que reduciría los costos de salud, que por lo demás están bastante elevados”.

También señaló que están impulsando en el IPP- ULA esa integración, la cual se considera magnífica, porque hay que mejorar la seguridad social en lo que respecta a la salud. Aseguró que es de los que piensan que los profesores son los que están pagando la salud, y sobre este aspecto destacó que el Gobierno nacional y las universidades no entregan los recursos que corresponden a los convenios, “en el caso particular de la ULA se nos argumenta que los recursos que nos entregan son los provenientes del Estado”.

Significó Vegas que en las reuniones en las llamadas mesas de diálogo con la OPSU, se plantearon que todos aquellos acuerdos que han logrado los trabajadores universitarios distintos a los docentes, sean extensivos para los profesores, vale decir, “estamos solicitándole al Gobierno que la cobertura del seguro básico sea de 20 mil bolívares para todo el personal universitario: docentes, administrativos, obrero y de servicios, esto en sí no es un gran erogación para el Estado, pero sería importante que el Estado viera que a través de los IPP se resuelve un problema fundamental como lo es la salud de los profesores universitarios”.

Por otra parte, Vegas hizo referencia a la situación actual del IPP-ULA indicando que se están desarrollando los planes y programas previstos para este año, y ratificó la disposición y el esfuerzo para montar un laboratorio de bioanálisis y microbiología, también la intención de buscar los recursos para contar en el edificio del IPP, con el servicio de imagenología. En tal sentido, dijo que se hacen los esfuerzos y se están buscando los recursos para darle al profesor y a su grupo familiar el servicio de laboratorio y el servicio de imagenología, con la idea de hacer alianzas con médicos especialistas para que en los espacios del IPP se ofrezcan los servicios de consulta.

Refirió que estudian la situación que se presenta con los prestadores de servicios, concretamente con las clínicas de Mérida y de la región, dados los altos costos de éstas, y sobre el particular afirmó que se está elaborando un baremo, “y aquellos que no estén de acuerdo al baremo tendrán que salir de los convenios, y aspiramos conversar de manera directa con los accionistas y administradores de las clínicas para llegar a acuerdos, y por eso es que en Trujillo hemos acordado con el Instituto Médico la prestación del servicio de Imagen y de servicios de laboratorio, que hasta ahora no cuentan con eso”.

Significó de igual modo que se están impulsando los programas de recreación, como son los estadios y El Crucetal y El Remanso, y con la disposición de buscar la forma de que Trujillo cuente con su núcleo de área recreacional social, que es el único núcleo de Apula que no cuenta con ello.

Dijo que tal situación ocurre porque la ULA, como patrono, tiene que ayudar e impulsar, porque si se busca mejorar las condiciones de salud, una de las formas es la recreación, el deporte y las actividades sociales. Aseguró que el vicerrector administrativo de la ULA ha manifestado en diversas oportunidades su disposición de aunar esfuerzos para alcanzar aquellos recursos suficientes para apoyar tales iniciativas. “Tengo entendido y así me lo manifestaron los directores de Presupuesto y de Finanzas de la universidad, que dentro de las insuficiencias presupuestarias para este año ellos ratificaron algunas insuficiencias que tienen que ver con el programa de medicamentos, nosotros aspiramos concreción en esto y  que el Gobierno dé respuesta satisfactoria a las solicitudes, se trata de la salud de los profesores y de su grupo familiar, y creo que en este sentido no tendría ninguna excusa para no apoyar programas de salud en beneficio de un colectivo universitario significativo”.

Expresó que la solución de los problemas universitarios pasan por resolver el problema salarial, lo cual es básico y fundamental, “se tendría un poco más de holgura, se mejoraría la previsión social, los programas de farmacia, de HCM, no tocaría mucho el bolsillo de los profesores porque hay unas Normas de Homologación que en función del salario hacen aportes a la previsión, a salud y a farmacia.

Significó la aspiración de concluir este año el edificio del IPP, resolver el problema con los espacios de Cosmos, fortalecer el programa de farmacia, montar el laboratorio de bioanálisis y microbiología, comenzar unidades de imagenología, contar con un servicio de odontología para los profesores y su grupo familiar, y agregó que el IPP no tiene ninguna restricción en prestarle servicio a particulares a precios asequibles, “porque también creemos que por la salud de la comunidad merece hacer los esfuerzos necesarios, y muy pronto comienzan los trabajos de puesta en marcha del ascensor, ya llegó la pieza, el variador, se pondrá un protector para el problema de la electricidad el cual en Mérida y el país es gravísimo y vamos a arrancar también con el segundo ascensor”. 

Destacó que se tiene un programa bandera, que es el de farmacia, y que podía decir como tesorero del gremio que hasta ahora el consumo en Plusfarmacia, la farmacia del IPP, no supera el 60% de lo que se pagaba antes, “eso es un éxito, que beneficia a la comunidad universitaria y hasta a particulares”, añadió que la farmacia tendrá una página Web para mejorar el servicio, asegurando que la atención al público en el IPP también se está mejorando con nuevas tecnologías, con nuevos programas, lo que permitirá ganar tiempo, pues “el IPP siempre cumple, Apula siempre cumple, lo que nosotros nos proponemos, lo hacemos, estamos dándole respuestas a los requerimientos de la comunidad universitaria, aspiramos ampliar la cobertura del HCM, que estaría en el orden de los 150 mil a 250 mil bolívares para el profesor titular y posiblemente para el cónyuge”.