Follow by Email

martes, 23 de febrero de 2010

Consejo Universitario de la ULA apoya paro convocado por Fapuv

Luís Loaiza Rincón presidente de Apula-IPP / Foto: Ramón Pico


Nelson Espinoza Prensa ULA

El Consejo de la Universidad de Los Andes decidió por votación en la sesión de este lunes apoyar el paro de 48 horas anunciado por la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), solicitud hecha ante el máximo órgano por el profesor Luis Loaiza, presidente de la Asociación de Profesores de la ULA (Apula).

LA ULA ES LA INSTITUCIÓN NO GUBERNAMENTAL QUE MÁS HA ENTREGADO TIERRAS AL PUEBLO MERIDEÑO


Omer Molina Martín/Prensa Apula-IPP

“Nosotros entendemos que hayan necesidades de poseer tierras urbanas y entendemos que haya necesidad de construir viviendas ante el fracaso de las políticas de construcción de soluciones habitacionales, pero también debe entenderse que la universidad siempre ha colocado sus espacios como escenario para la discusión y la construcción de estrategias que mejoren la calidad de vida de los merideños”. Mario Bonucci Rossini, Rector de la Universidad de Los Andes.

Ante los recientes hechos donde unas 500 personas se apropiaron de manera ilegal y violenta de una extensión de tierra propiedad de la Universidad de Los Andes, ubicada en el sector Campo de Oro del municipio Libertador de Mérida, un grupo nutrido de profesores, estudiantes, empleados y obreros de esta casa de estudios se reunieron en el Salón Rojo del Rectorado para defender su patrimonio, alzar una vez más su voz de protesta, rechazar estos actos que según muchos ulandinos son orquestados desde el Gobierno Regional y decirle ¡ya basta! a la impunidad reinante en el poder judicial de la entidad.

Una universidad dedicada al desarrollo y progreso del pueblo andino

En rueda de prensa el pasado sábado 20 de febrero, comenzó la alocución el rector Mario Bonucci quien se dirigió a los presentes expresando que los entes gubernamentales ignoran la historia de 224 años de la universidad, “una universidad dedicada al desarrollo y progreso, plagada de un impacto positivo no solo sobre la ciudad de Mérida sino sobre los estados Táchira, Mérida y Trujillo”.

A manera de ejemplo, citó los casos de terrenos como el de la Plaza de Toros de Mérida, que otrora fuera propiedad de la ULA, así como también los terrenos del Hospital Universitario de los Andes (IHULA), “el primer terreno, es un icono para la industria sin chimenea que se llama turismo, nos gusten o no nos gusten los toros, este icono ha contribuido muy positivamente en la economía de nuestra ciudad, el segundo no es sólo un icono, sino que es el hospital que satisface necesidades prioritarias no sólo de la ciudad de Mérida, sino de todo el estado Mérida”.

Al hablar de la contribución de la universidad en el desarrollo habitacional de la ciudad de Mérida, se refirió a la entrega de terrenos ulandinos para la construcción de las urbanizaciones Santa Juana, Los Caciques, La Humboldt y Los Sauzales, y “gracias al visionario rector de rectores, Pedro Rincón Gutiérrez, que compraba terrenos no para tenerlos ociosos, los compraba para el crecimiento de la universidad que hoy poseemos, con dos grandes núcleos universitarios como el de La Hechicera que hace 40 años era un gran hacienda y hoy es el emporio tecnológico de la ULA donde se crea ciencia, conocimiento y tecnología, o que ocurría con esa hacienda que se llamó La Liria, que ahora es un complejo de desarrollo social y humanístico de la Universidad de Los Andes”.

El acoso presupuestario ha impedido el nacimiento del Campus Biomédico

Destacó la máxima autoridad universitaria que todos los terrenos que posee la Universidad de Los Andes, tienen un fin determinado, que no se han podido desarrollar con mayor o menor velocidad porque “esta universidad ha sido sometida reiteradamente a un acoso presupuestario que ha impedido el desarrollo de núcleos tan importantes como el Campus Biomédico o la Escuela de Medios Audiovisuales, que ha tenido una gran trascendencia a nivel nacional e internacional a través de sus festivales de cine y de video y esa generación de profesionales que están detrás de nuestra frontera”.

Continuando con su mensaje, Bonucci señaló que desde hace año y medio, la Universidad de los Andes ha ofrecido al gobierno regional tres terrenos para que fueran desarrollados como proyectos sociales, entre ellos, los espacios ubicados detrás de la Urbanización Los Caciques, actualmente invadidos por un pequeño grupo de personas, pero en donde se alberga el proyecto del Conservatorio Musical y La Sede de La Orquesta Sinfónica del Estado Mérida.

“Ya el maestro Abreu consiguió un crédito para desarrollar estos proyectos, pero entonces qué hacemos con los invasores, los sacamos a la calle, ¡no!, porque tenemos conciencia social, entonces le ofrecimos al gobernador Díaz los terrenos ubicados en San Benito para desarrollar un proyecto habitacional con 2 edificios, uno para reubicar a todos los invasores de la ciudad y el otro para ubicar a aquellas personas que se encuentran viviendo en zonas de alto riesgo, de acuerdo a las políticas públicas de vivienda. Pero no hemos recibido respuesta por parte del gobierno regional”.

Aún así, asintió el rector que también le ofrecieron a la gobernación del estado, los terrenos ubicados detrás del IHULA, con el mismo propósito de construir edificios pero que sirvan como posadas para la gente que viene del campo al hospital y no tiene donde alojarse.

“Todo lo mencionado son proyectos de alto contenido social, pero sin embargo, no nos han prestado la atención debida; pero además, qué más impacto social puede tener un proyecto como el Campus Biomédico, que será un proyecto del pueblo y para el pueblo”.

“Nosotros entendemos que existan necesidades de poseer tierras urbanas y entendemos que haya necesidad de construir viviendas ante el fracaso de las políticas de construcción de soluciones habitacionales, pero también debe entenderse que la universidad siempre ha colocado sus espacios como escenario para la discusión y la construcción de estrategias que mejoren la calidad de vida de los merideños”.

A pesar del rechazo contundente de la Gobernación del Estado Mérida por las invasiones a estos terrenos pertenecientes a la Universidad de Los Andes, en Campo de Oro, aún permanecen grupos de personas con toldos en los alrededores de esta zona realizando la respectiva custodia de esas tierras.