Follow by Email

miércoles, 12 de mayo de 2010

Paro nacional de universidades fue acatado en la ULA en un 95 por ciento



Omer Molina Martín Prensa Apula/IPP

“Ante el sistemático hostigamiento contra las universidades autónomas por parte del Gobierno Nacional”, los profesores de la Universidad de los Andes desplegaron con éxito el paro de actividades académicas por las primeras 24 horas, convocado por la Fapuv y acatado en esta casa de estudios en su totalidad, en más de un 90 por ciento.
Desde tempranas horas cientos de profesores ulandinos se concentraron en las inmediaciones de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas para entregar panfletos y gritar consignas que contenían mensajes sobre las injustas diferencias de salario y discriminaciones de los profesores universitarios ante los funcionarios de la administración pública como el presidente de PDVSA que devenga un sueldo mensual de 70 mil bolívares y un profesor universitario instructor 2300 bolívares al mes, un poco más del 3 por ciento del salario del titular de la primera empresa del Estado, según el volante.
Y es que los profesores reclaman desde el 2004 el pago de sus ascensos y un salario acorde para vivir y desde el 2006, un presupuesto justo para la ULA  “Nos hemos concentrado aquí desde la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas para una vez más enviarle un mensaje a nuestros agremiados y estudiantes, del por qué nos estamos parando y protestando”, señaló Luís Loaiza, presidente de la Apula-IPP.
Loaiza expresó que desde el 2004 el gobierno Nacional mantiene una política de desmantelamiento y destrucción de las universidades, “y ha comenzado castigando salarialmente a los universitarios, a todos sin excepción, discriminando a los profesores jubilados y castigando a los estudiantes de las universidades autónomas”.
El líder del gremio de profesores indicó que efectivamente todos los docentes ulandinos acataron en su primer día, la convocatoria de Fapuv de paro nacional de universidades por 48 horas, “y lo hemos decidido desde aquí para enviarle un mensaje a la colectividad, al pueblo de Mérida, a los estudiantes y a todos los miembros de la comunidad universitaria, sobre las causas de esta protesta”.
Loaiza señaló brevemente las constantes causas que hacen protestar a los profesores universitarios como la falta de recursos para: cancelar los ascensos y becas de estudios de los posgrados, el complemento del HCM, el cumplimiento de las contrataciones colectivas, la recomposición de la estructura académica de la universidad, la investigación y extensión, los programas de salud, entre otras innumerables vicisitudes por escasez de presupuesto que impiden el buen funcionamiento de la universidad.
Loaiza reiteró su llamado a toda la comunidad universitaria y al pueblo de Mérida para defender a la universidad ante “un inminente cierre de esta casa de estudios por parte del Gobierno Nacional, porque si colapsa la ULA, lamentablemente también colapsaría la Ciudad de Mérida”, añadió.
Loaiza denunció que la respuesta del Gobierno Nacional ante los más de 6 años de  protestas puntuales de los universitarios es, la amenaza de intervención de las universidades, la aplicación de un plan de estudios socialista, la amenaza de cierre de los fondos de jubilaciones, “mientras nosotros exigimos soluciones, el Gobierno responde con amenazas y actos arbitrarios que violentan la Constitución y el ordenamiento jurídico del país”.