Follow by Email

jueves, 14 de abril de 2011

“Estamos dándole respuestas a los requerimientos de la comunidad universitaria”



Raúl Vegas: “El IPP siempre cumple, Apula siempre cumple, lo que nosotros nos proponemos, lo hacemos”.


“Solicitamos al Gobierno que la cobertura del seguro básico sea de 20 mil bolívares para todo el personal universitario: docentes, administrativos, obrero y de servicios, esto en sí no es un gran erogación para el Estado, pero sería importante que el Estado viera que a través de los IPP se resuelve un problema fundamental como lo es la salud de los profesores universitarios”.

“A pesar de las circunstancias económicas por las que atraviesan los Institutos de Previsión del Profesor, se han tomado decisiones a nivel del IPP de la ULA y a nivel de la comisión de seguridad social de Fapuv, hace 15 días nos reunimos en Caracas a propósito de un taller sobre seguridad social, y dentro de las conclusiones importantes para la comunidad universitaria se aprobó la constitución de una corporación nacional de los IPP”, expresó Raúl Vegas, tesorero de Apula-IPP.

Agregó Vegas que esta corporación tiene como objetivo fundamental que los IPP regionales y nacional atiendan a cualquier profesor ante una contingencia, y citó como ejemplo que un profesor de la ULA, afiliado al IPP, se le presente una urgencia en el oriente del país, sería atendido en este caso por la UDO, e igual por cualquier IPP de la universidades del país, e indicó que están ya en la parte organizativa, que se va  dar un carnet nacional, lo cual consideró como un logro importante, porque “además de eso se estaría buscando la forma de vincularnos al sector médico, en especial con las clínicas, de modo de tener un baremo nacional y lo discutamos con las clínicas, con el objeto de, por ejemplo, si seleccionamos seis u ocho clínicas, esas atenderían realmente un mercado potencial de 46 mil docentes, lo que se traduciría en una alianza fundamental a nivel nacional, que reduciría los costos de salud, que por lo demás están bastante elevados”.

También señaló que están impulsando en el IPP- ULA esa integración, la cual se considera magnífica, porque hay que mejorar la seguridad social en lo que respecta a la salud. Aseguró que es de los que piensan que los profesores son los que están pagando la salud, y sobre este aspecto destacó que el Gobierno nacional y las universidades no entregan los recursos que corresponden a los convenios, “en el caso particular de la ULA se nos argumenta que los recursos que nos entregan son los provenientes del Estado”.

Significó Vegas que en las reuniones en las llamadas mesas de diálogo con la OPSU, se plantearon que todos aquellos acuerdos que han logrado los trabajadores universitarios distintos a los docentes, sean extensivos para los profesores, vale decir, “estamos solicitándole al Gobierno que la cobertura del seguro básico sea de 20 mil bolívares para todo el personal universitario: docentes, administrativos, obrero y de servicios, esto en sí no es un gran erogación para el Estado, pero sería importante que el Estado viera que a través de los IPP se resuelve un problema fundamental como lo es la salud de los profesores universitarios”.

Por otra parte, Vegas hizo referencia a la situación actual del IPP-ULA indicando que se están desarrollando los planes y programas previstos para este año, y ratificó la disposición y el esfuerzo para montar un laboratorio de bioanálisis y microbiología, también la intención de buscar los recursos para contar en el edificio del IPP, con el servicio de imagenología. En tal sentido, dijo que se hacen los esfuerzos y se están buscando los recursos para darle al profesor y a su grupo familiar el servicio de laboratorio y el servicio de imagenología, con la idea de hacer alianzas con médicos especialistas para que en los espacios del IPP se ofrezcan los servicios de consulta.

Refirió que estudian la situación que se presenta con los prestadores de servicios, concretamente con las clínicas de Mérida y de la región, dados los altos costos de éstas, y sobre el particular afirmó que se está elaborando un baremo, “y aquellos que no estén de acuerdo al baremo tendrán que salir de los convenios, y aspiramos conversar de manera directa con los accionistas y administradores de las clínicas para llegar a acuerdos, y por eso es que en Trujillo hemos acordado con el Instituto Médico la prestación del servicio de Imagen y de servicios de laboratorio, que hasta ahora no cuentan con eso”.

Significó de igual modo que se están impulsando los programas de recreación, como son los estadios y El Crucetal y El Remanso, y con la disposición de buscar la forma de que Trujillo cuente con su núcleo de área recreacional social, que es el único núcleo de Apula que no cuenta con ello.

Dijo que tal situación ocurre porque la ULA, como patrono, tiene que ayudar e impulsar, porque si se busca mejorar las condiciones de salud, una de las formas es la recreación, el deporte y las actividades sociales. Aseguró que el vicerrector administrativo de la ULA ha manifestado en diversas oportunidades su disposición de aunar esfuerzos para alcanzar aquellos recursos suficientes para apoyar tales iniciativas. “Tengo entendido y así me lo manifestaron los directores de Presupuesto y de Finanzas de la universidad, que dentro de las insuficiencias presupuestarias para este año ellos ratificaron algunas insuficiencias que tienen que ver con el programa de medicamentos, nosotros aspiramos concreción en esto y  que el Gobierno dé respuesta satisfactoria a las solicitudes, se trata de la salud de los profesores y de su grupo familiar, y creo que en este sentido no tendría ninguna excusa para no apoyar programas de salud en beneficio de un colectivo universitario significativo”.

Expresó que la solución de los problemas universitarios pasan por resolver el problema salarial, lo cual es básico y fundamental, “se tendría un poco más de holgura, se mejoraría la previsión social, los programas de farmacia, de HCM, no tocaría mucho el bolsillo de los profesores porque hay unas Normas de Homologación que en función del salario hacen aportes a la previsión, a salud y a farmacia.

Significó la aspiración de concluir este año el edificio del IPP, resolver el problema con los espacios de Cosmos, fortalecer el programa de farmacia, montar el laboratorio de bioanálisis y microbiología, comenzar unidades de imagenología, contar con un servicio de odontología para los profesores y su grupo familiar, y agregó que el IPP no tiene ninguna restricción en prestarle servicio a particulares a precios asequibles, “porque también creemos que por la salud de la comunidad merece hacer los esfuerzos necesarios, y muy pronto comienzan los trabajos de puesta en marcha del ascensor, ya llegó la pieza, el variador, se pondrá un protector para el problema de la electricidad el cual en Mérida y el país es gravísimo y vamos a arrancar también con el segundo ascensor”. 

Destacó que se tiene un programa bandera, que es el de farmacia, y que podía decir como tesorero del gremio que hasta ahora el consumo en Plusfarmacia, la farmacia del IPP, no supera el 60% de lo que se pagaba antes, “eso es un éxito, que beneficia a la comunidad universitaria y hasta a particulares”, añadió que la farmacia tendrá una página Web para mejorar el servicio, asegurando que la atención al público en el IPP también se está mejorando con nuevas tecnologías, con nuevos programas, lo que permitirá ganar tiempo, pues “el IPP siempre cumple, Apula siempre cumple, lo que nosotros nos proponemos, lo hacemos, estamos dándole respuestas a los requerimientos de la comunidad universitaria, aspiramos ampliar la cobertura del HCM, que estaría en el orden de los 150 mil a 250 mil bolívares para el profesor titular y posiblemente para el cónyuge”.

No hay comentarios: