Follow by Email

jueves, 14 de abril de 2011

EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN ENTRE LOS UNIVERSITARIOS Y EL EJECUTIVO NACIONAL

Consideraciones desde la perspectiva gremial de la APULA



La instalación de las mesas de trabajo entre la representación laboral universitaria y el Ejecutivo Nacional fue el resultado del sacrificio de los universitarios en una dramática huelga de hambre que conmovió a Venezuela y de la lucha gremial que desde hace unos años emprendimos para reivindicar nuestros legítimos derechos. 
En efecto, la Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes (APULA), en virtud de una comunicación oficial suscrita por la Directora General (E) del Despacho del Ministerio Popular para la Educación Universitaria (MPPEU), Lourdes Baltodano, de fecha 25 de marzo de 2011, fue formalmente invitada a participar en las mesas de diálogo que se instalarían el día 30 de marzo. Esta invitación llegó por email horas antes de darse por concluida la huelga de hambre de los universitarios frente a la sede del PNUD en la ciudad de Caracas y era, como lo indica el documento firmado entre los representantes del gobierno y los huelguistas, parte del conjunto de acuerdos para que se levantara la huelga. Por tanto, tales mesas no son ninguna concesión sino una conquista. Los gobiernos democráticos no esperan que los trabajadores y estudiantes se declaren en huelga de hambre para atender sus demandas. 
El 30 de marzo fueron instaladas las mesas con la representación de las federaciones que agrupan al personal docente, de investigación, administrativo, técnico y de servicios de las universidades, institutos tecnológicos y colegios universitarios de Venezuela: FAPUV, FAPICUV y FENATESV. Se instalaron las siguientes mesas: 

·         MESA 1: Aspectos Socioeconómicos.
·         MESA 2: Transformación Universitaria.
·         MESA 3: Seguridad Social.-
·         MESA 4: Sistema de Carrera.
·         MESA 5: Contratación y Concursos. Reposición de Cargos y Tercerizados.
·         MESA 6: Prestaciones Sociales y Pasivos Laborales.
·         MESA 7: Democratización de las Instituciones de Educación Superior.

De común acuerdo entre los representantes laborales y gubernamentales se resolvió que estas mesas laboraran los días miércoles y jueves durante cuatro semanas. Se trataba de utilizar este tiempo para culminar el cuadro de proposiciones sobre los diferentes temas abordados por las mesas. Al final de este lapso, el MPPEU tiene el deber de presentar sus contrapropuestas y ofertas.
Al finalizar la primera jornada de trabajo, que comprende los días miércoles 30 y jueves 31 de marzo, la representación laboral hizo entrega a los representantes del Ejecutivo Nacional, las propuestas correspondientes a la Mesa 1 (Salario) y Mesa 6 (Prestaciones Sociales y Pasivos Laborales). La Mesa No. 1, bajo la coordinación del Presidente de la APULA, Prof. Luis Loaiza Rincón, también elaboró en la segunda jornada de trabajo, entre los días 6 y 7 de abril, la propuesta de Beneficios Socio Económicos Adicionales. Por tanto, esta mesa ha elaborado, conforme a las Normas de Homologación, una propuesta que abarca tanto un ajuste salarial que permita recuperar nuestra capacidad adquisitiva, como una tabla de beneficios socioeconómicos adicionales que apuntalen la seguridad social y el bienestar de los universitarios.
El día 6 de abril, la Directora Adjunta de la OPSU, presentó la cuantificación de las propuestas salariales de los vicerrectores administrativos y de los gremios por concepto de ajuste salarial para los años 2009, 2010 y 2011. La propuesta de los vicerrectores fue hecha por solicitud del MPPEU y es, desde nuestra perspectiva, una propuesta patronal, muy diferente a la de FAPUV.

VALORACION DEL PROCESO



Nuestro salario se encuentra hoy en su nivel más bajo en muchos años y debe ser recuperado con urgencia. Por tanto, aceptamos las mesas de diálogo en tanto y en cuanto produzcan un resultado satisfactorio, pero no estamos dispuestos a que nos tomen por tontos. 

Definitivamente este ejercicio de diálogo puede resultar en éxito o en fracaso. Se trata de un esfuerzo que tenemos que agotar. Hacemos nuestro trabajo y exigimos que el gobierno haga el suyo y produzca respuestas concretas cuanto antes. En este sentido el apoyo de los universitarios resulta clave. Esperar pasivamente no aporta absolutamente nada. 

Tenemos claro que si nos imponen nuevamente un ajuste salarial, que no sea el resultado de un acuerdo en las mesas, el único camino que nos dejan es el de la acción colectiva, la movilización y la protesta. De momento, es obligación de los gremios procurar, desde el escenario que proporcionan las mesas, que el ajuste salarial se produzca y se cancelen los beneficios socioeconómicos que nos corresponden, tal como legalmente se encuentra previsto. La única garantía que tenemos de que el gobierno cumpla, es nuestra capacidad de organización y de lucha, que hay que mantener y afinar.
Aunque hay “mesas paralelas”, asumimos que todos los universitarios estamos unidos en el reclamo y la esperanza del mejoramiento de nuestra dramática situación laboral. No tenemos agendas ocultas, no somos golpistas y valoramos en alta medida la democracia y el voto como instrumento de cambio.

No hay comentarios: