Follow by Email

viernes, 11 de septiembre de 2009

¿Por quién doblan las campanas?



Ingrid Tortolero
Secretaria Académica de APULA



“Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”. John Donne
Por quién doblan las campanas, en inglés For Whom the Bell Tolls, es una novela publicada en 1940, cuyo autor, Ernest Hemingway, participó en la Guerra Civil Española como corresponsal, pudiendo ver los acontecimientos que se sucedieron durante la contienda. El título procede de la "Meditación XVII" de Devotions Upon Emergent Occasions, obra perteneciente al poeta metafísico John Donne, y que data de 1624.
Las campanas siguen doblando. Siguen tocando. Continúan con su réquiem. Doblan cuando te esclavizas, cuando te rindes, cuando te dejas consumir. Cuando no luchas por aquello que te oprime. Las campanas siguen doblando y no lo dejarán de hacer hasta que no rompas tus cadenas, tus miedos, hasta que no luches por el que está injustamente en la cárcel, por el que tiene hambre. Las campanas continúan con su réquiem. Siguen doblando. Doblan cuando permites que te dominen, que te utilicen, que te usen, cuando dejas que te conviertan en un producto, doblan cuando aceptas lo que se te impone sin saber porqué, cuando una sociedad ha perdido sus valores, cuando la sociedad no se hace oír. Doblan cuando aceptas vivir en los márgenes de esta civilización. Doblan cuando aceptas estando en cualquier escenario que los demás defiendan tus intereses.
Citando a estos dos grandes hombres me pregunto: ¿si en el futuro mediato nos citarán como protagonistas de un cambio en nuestro medio, que es el universitario? Y dirán, “ellos, los universitarios de esa época tan difícil y tan controversial, fueron protagonistas de cambios que ayudaron a la sociedad a vislumbrar mejor y, a analizar mejor todas las imposiciones que en este momento llegan de cada LEY que se aprueba en la Asamblea Nacional.
Nadie es dueño de una verdad absoluta.
Pero como ciudadanos responsables estamos comprometidos a dirigir una discusión racional de esta Ley de Educación (LOE) para que nuestros muchachos en el futuro no nos reclamen el no haber repicado las campanas.
Kofi Annan, con ocasión del 50 aniversario de Naciones Unidas, en 2005, intentó ajustar las instituciones multilaterales de nuestro mundo para que se adecuaran a sus nuevas realidades. Fue un esfuerzo valiente que se produjo demasiado pronto. El mundo industrial del norte todavía no estaba preparado para reconocer el nuevo peso de las potencias emergentes y la necesidad de alcanzar un nuevo equilibrio entre el norte y el sur, entre el este y el oeste.

Esta cita la hago en virtud de recordar que la “Propuesta de Informe para Segunda Discusión De La Ley Orgánica de Educación (PLOE)” fue aprobada en primera discusión en el año 2001 y sólo algunos profesores entre ellos, Amalio Belmonte (Secretario de la UCV) advertía sobre algunos aspectos de esta Ley, que lesionaban el espíritu mismo de la Constitución, sin embargo no se prestó mucha atención y, en el año 2006 en APULA (la secretaría académica) realizó un foro con distinguidos profesores que expusieron a detalle y de forma desmenuzada los peligros de la aprobación de esta LEY, no fueron muchos los universitarios que asistieron a dicha cita. De esta reunión se publicó un documento que está en la APULA. Pero no se trata de darse golpes de pecho, sino que DOBLEN LAS CAMPANAS y nos involucremos todos en el papel que como Universitarios responsables tenemos y, nos convoquemos de manera pública a analizar la LOE. Pero hay que leerla y lo que no entendamos preguntar.

Para que en el futuro podamos decir: ¿Por quien doblan las campanas? ¡Es por nosotros y por los otros!

No hay comentarios: