Follow by Email

martes, 24 de mayo de 2011

40% de aumento, un irrespeto más



Dr. José Antonio Rivas Leone Profesor - Investigador - Centro de Investigaciones de Política Comparada (CIPCOM) Postgrado de Ciencia Política - Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas - Edificio de Posgrado - 1er Nivel. Conjunto La Liria. Universidad de Los Andes. Mérida / Venezuela. Telefax (58) 02742402033 Movil (58) 0424-7532129 PIN Black Berry 245E56BF (58) 0424-7554494 PIN Black Berry 20791907 (58)0416-6213612 e-mail:joseriv67@hotmail.com rivasleone@ula.ve rivasleone@gmail.com


José Antonio Rivas Leone
Viernes, 20 de mayo de 2011


Los venezolanos preferiríamos tener aumentos de 3 o 5% anual pero sin inflación de más de 30%. De qué sirve tener aumentos de 20 o 30% que, sin haberse aprobado, han sido consumidos por la inflación.

Escribo estas líneas luego de constatar los daños que los torrenciales aguaceros han generado en el Occidente del país, y especialmente en el territorio merideño con daños apreciables en la zona del Mocoties y el páramo andino. Donde se pose la mirada no sólo en Mérida sino a lo largo y ancho de nuestra Venezuela, encontraremos signos y expresiones de dejación, abandono, descuido, indolencia, no sólo de los ciudadanos y compatriotas venezolanos que no reaccionamos frente a los maltratos a los que hemos sido sometidos, la irresponsabilidad del gobierno en sus distintos niveles es de marca mayor. Estamos en presencia de uno de los gobiernos más ricos en términos de ingreso y renta petrolera y paradójicamente no me canso de decirlo de una pobreza atroz de la población y sociedad venezolana.

Como venezolano, como ciudadano, como parte de la Universidad creo sin lugar a dudas que el gobierno ha tenido buenas intenciones en muchas áreas y ámbitos. Lamentablemente con buenas intenciones los venezolanos no nos alimentamos, con buenas intenciones no conseguimos trabajo estable y bien remunerado y para usted de contar. El país colapsa día a día, ingresa dinero por doquier en un presupuesto calculado el barril de petróleo a 40$ cuando está en 100$, y sin embargo, ese excedente de 60% que se traduce en una millonada de recursos, no se transforma en obras de infraestructura, en el mantenimiento y recuperación de las vías, autopistas, carreteras, en hospitales, aulas de clases, laboratorios, bibliotecas, dispensarios, soluciones habitacionales ni en el cumplimiento de deudas, pasivos laborales, sueldos y salarios dignos.

Los venezolanos preferiríamos tener aumentos de 3 o 5% anual pero sin inflación de más de 30%. De qué sirve tener aumentos de 20 o 30% que, sin haberse aprobado, han sido consumidos por la inflación. Pero la cosa es peor y es más degradante aún en sectores como el universitario, que hace una década dejamos de ser bien retribuidos y hoy somos unos de los sectores, de toda la administración pública peor remunerado, paradójicamente desarrollando una función vital como es educar y formar generaciones en todas las áreas del saber y el hacer.

No puedo dejar de expresar el descontento que no es personal sino colectivo e institucional porque aparte de que “unilateralmente” el Presidente desconoció unas mesas de trabajo, unas tablas y fundamentalmente un Marco Legal contenido en las Normas de Homologación, con lo cual en una cadena nocturna se nos aprobó 40% de aumento cuando teníamos cuatro años con los mismos salarios y se desconocieron deudas y ahora, encima de todo, no hay recursos para pagar ese 40% de aumento. De manera que peor no nos puede ir, más maltrato, vejación e irrespeto, dificulto que podamos tener quienes hacemos vida y parte de la Universidad venezolana.

Una cosa es asumir que el país realmente no tiene recursos, el petróleo no se refina y vende, el SENIAT no recauda, o el petróleo esta como le correspondió a Caldera a 9 $ el barril y por ende no hay manera y forma de hacer justicia, dar los aumentos, honrar deudas y demás por falta de ingresos y otra distinta es justificar a un gobierno y presidente que regala, dona, condona, dilapida recursos por el mundo entero quitándonos a los venezolanos la posibilidad legitima y justa de vivir dignamente. El 40% de aumento otro irrespeto más. Hora 0 ya.






No hay comentarios: