Follow by Email

lunes, 26 de julio de 2010

¿Qué le espera a la ULA en el receso vacacional?


La incertidumbre se apodera de la comunidad universitaria que, además, espera cumplimiento de peticiones al gobierno.


Las aulas permanecen abiertas en el mes de agosto para los intensivos y los “por si acasos”.




Neda Ledezma: “Se ataca a la universidad porque le hace sombra a un gobierno que demuestra ser ineficaz e indolente”.




Fortunato Gonzalez : “Que vengan las investigaciones que el gobierno quiera. La universidad debe estar de puertas abiertas y mantenerse viva aún en este receso vacacional”


Danilo Figueroa-Prensa ULA

 

Amenazas pesan sobre la institucionalidad justo en momentos más frágiles
Las fuerzas ciudadanas y académicas que hacen vida dentro y fuera de la Universidad de Los Andes, reconocen la trayectoria  histórica y el rol que ha desempeñado esta institución a lo largo de sus 225 años. De sus aula y laboratorios siguen emergiendo -cual compromiso sagrado- los baluartes que inciden en el desarrollo del país aún anhelado.
La actual, no es la primera crisis que atraviesa y afronta con una actitud constructiva. La actual es una página que la universidad insiste en escribir con un contenido de esencia demócrata, libre, pluralista, participativa e inclusivista.
Mientras los gobiernos están obligados –por mandato popular- a proteger, defender, y consolidar la esencia académica y universal de las casas de estudios superiores con rango autonómico, sus actores han de asumir el deber de mostrarse como pilares veedores de esta obligación.
Ningún gobierno hace “favores” al momento de suministrar los presupuestos idóneos de funcionamiento y honrar la estabilidad  social y económica del sector laboral universitario. Los gobiernos están para cumplir ese mandato constitucional y, de su proceder, dependerá la respuesta de la comunidad universitaria y ciudadana.
Una lista
Las acciones ya conocidas contra el patrimonio universitario, detallan daños a activos y edificaciones, quemas de centros de estudiantes,  intentos de invasión a terrenos con proyectos educativos, secuestros de televisora, asfixia presupuestaria, comedores con riesgos de cierre,  eliminación de los fondos de jubilación, entre muchos otros. Pero, ¿Qué otras amenazas pesan sobre la universidad? ¿Cuáles serán los escenarios de riesgos previsibles en este cercano receso vacacional de agosto? Son interrogantes que ya están en el tapete y que los miembros de esta comunidad no desestiman.
En todo caso, el actual gobierno ha sido claro en sus intenciones de posicionar un proyecto político sobre la universidad venezolana, razón por la cual hombres y mujeres de la Mérida contemporánea, exponen sus criterios en la balanza mediática, mientras haya ventanas para la libertad de expresión.

Mujer aguerrida

Para la exdecana de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Laura Luciano de Toro, la única posibilidad que tienen los venezolanos para el ascenso social se da a través del los estudios.
“Una persona puede tener muchísimo dinero, pero su ascenso social y su ascenso intelectual lo genera la institución educación superior. Esta ilustre universidad de los Andes y la universidad venezolana ha forma a miles y miles de profesionales, que hoy por hoy se encuentran dando lo mejor de ellos en los espacios donde se desenvuelven”.
Refirió que cada familia de Mérida tiene en promedio un estudiante o un profesional universitario en su casa, por eso es evidente el sentido de pertenencia y agradecimiento de esta familias hacia la Universidad e Los Andes.
“Este y cualquier gobierno debe entender que cuando se intenta arremeter por alguna razón contra la universidad, lo está haciendo contra esas familias”.
Dijo que si no se pueden abrir más aulas para recibir a más venezolanos que desean estudiar,  si los trabajadores  en general no poseen un mejor salario, si los estudiantes no tiene mejores beneficios es por el estrangulamiento al cual ha sido sometida esta universidad
“Mi llamado es, a todo aquel ciudadano, a que defienda esta universidad, a que salga a la calle en el momento que se precise para luchar y defenderla, porque los gobierno pasan, pero la universidad siempre va a permanecer”.

Ciudadanos activos
De las calles del pueblo andino,  de la sociedad civil, Neda Ledezma manifiesta su profunda convicción de defensa hacia la ULA. Considera que el gobierno arremete contra toda institución capaz de hacerle sombra, llámese universidad, medios de comunicación o iglesia.
“El gobierno no se esta dando cuenta que está estremeciendo los cimientos libertarios, morales y espirituales de esta sociedad. El gobierno debe tener mucho cuidado, pues si esos cimientos se levantan, el gobierno podrá apreciar lo que la sociedad es capaz de hacer”.
Ledezma aseguró que a sus años, sabe  por experiencia que la ineficiencia de un gobierno siempre se ha querido tapar con arremetidas fuertes contra las instituciones citadas y hoy especialmente contra la Universidad.
“Desde mi honda preocupación, exhorto a los dirigentes de este gobierno a que busquen oficio para ocuparse del país. Que el ocio es la madre de los vicios.  Que si se ocupan de los pobres y de este pueblo, tendrían mucho por hacer”.
Corrupción y deber en las aula
Ninguna institución puede ser señalada de corrupción, si el propio gobierno durante tantos años, no ha llevado ninguna investigación seria en contra de esta universidad. La ULA tiene sus propios mecanismos de control y no hay gente mas críticas que le propio profesor universitario y el propio estudiante.

Estas apreciaciones corresponden al profesor Fortunato González, quien sumó su criterio al sentir colectivo, en estos momentos de alta tensión entre gobierno y Universidad.
“Esto se da en medio de una podredumbre generalizada de las instituciones del Estado y se trata de enlodar a la universidad con parte de esa podredumbre. No obstante el universitario está muy claro y sabe que es parte de una estrategia que intenta corromper lo poco que no está corrompido. La más crasa evidencia está en Pdval”, dijo.
La actitud que González sugiere al colectivo universitario frente a la actual situación, es no abandonar el derecho de seguir ejerciendo en libertad.  El docente ha de desarrollar sus clases en el aula, sus investigaciones en laboratorios, los estudiantes en sus intensivos y trabajando en lo que cada uno sabe hacer.
De manera alterna, propone mantenerse en la calle. Significando que se debe accionar la presencia en los medios de de comunicación social, para ejercer las opiniones con absoluta libertad, sin miedo y sin temores.
“Que vengan las investigaciones que el gobierno quiera. La universidad debe estar de puertas abiertas y mantenerse viva aun en este receso vacacional, donde los intensivos aglutinan a los estudiantes y los profesores”.
Aseveró que como docente del área jurídica y política, tiene la obligación de confrontar la Constitución de 1999 y el eje de leyes paralelas inconstitucionales, a los fines de “proclamar la verdad en el aula” a sus discípulos. Dijo que esta actitud se correlaciona con su deber intelectual y científico, pase lo que pase.

Detalladas

Las acciones ya conocidas contra el patrimonio universitario, detallan daños a activos y edificaciones, quemas de centros de estudiantes,  intentos de invasión a terrenos con proyectos educativos, secuestros de televisora, asfixia presupuestaria, comedores con riesgos de cierre,  eliminación de fondos de jubilación, entre muchos otros.

Uno por familia

Laura Luciani: Cada familia de Mérida tiene en promedio, un estudiante o un profesional universitario en su casa, por eso es evidente el sentido de pertenencia y agradecimiento de estas familias hacia la Universidad e Los Andes.

No hay comentarios: